martes, 9 de diciembre de 2008

Hooligan borracho conoce a Viejo Mago más borracho.

El único pub abierto en el que no había que pagar entrada y podías seguir tomándote pintas.
Estaba claro que lo encontraríamos.

-One pint of lager and two pints of real ale, please.

-cajlskjfasñdlfjalskfjalsdfkj.

-Sorry?

-que, we dot´n akjfdjañsldjfñalsdjfasdf.

-What?

Y la camarera me hizo el gesto de poner una pinta de ale (de las que se sirven a golpe de palanca y que saben a meados, pero como son típicas te las bebes), y a continuación el internacional gesto de negación meneando la cabeza de izquierda a derecha y viceversa.

Yo la contesté también en perfecto inglés, que entonces me pusiera lo que la diera la gana, pero en ese vasazo grande del que tanto tienen que aprender nuestras ridículas (por pequeñas) cañas.

La gente bailaba, se reía y gritaba. Buen sitio. Justo a nuestro lado hubo un conato de pelea. Vasos rotos, seguratas y un expulsado. Sin más. Fin del espectáculo pugilístico. Habrá que buscar otro entretenimiento mientras nos tomamos las cervezas. Tranquilos, aquí está. Justo a nuestro lado. Un hooligan borracho con la cabeza afeitada. Íbamos a dejar las chupas donde él estaba sentado.

-Guao, blao, gaoooo, eeeeh...

Parecía que el colega quería que nos sentáramos a su lado.

-Nada, tranquilo tío, estamos bien así.

-Que no hoomrbe, que os sentéeeis aquí conmiggo -de pronto el tío o sabía castellano, o no me acuerdo en qué hablamos pero nos entendíamos perfectamente -¿Soiiis españoles? -preguntó el bolinga calvorota.

-Sí, de Segovia, near Madrid, pero odiamos al Real Madrid.

No sé por qué saqué el tema del fútbol. Supongo que pensé que era lo único de lo que podíamos hablar con nuestro nuevo amigo.

Él o no me entendió, o no me hizo ni puto caso, pero se puso a contarme que había estado en Marbella, que se había puesto de farlopa hasta las trancas, y que si teníamos.

-Que va, majete.

Y seguimos hablando de no sé qué, mientras el tío insistía con el gesto de esnifarse rayas del tamaño de trenes de alta velocidad.

Su insistencia no nos incomodó en absoluto. Incluso le invitamos a una pinta de una cerveza que sabía a torreznos. Increíble.

Me lo estaba pasando de putísima madre; bailando al estilo castings de Fama, pero en gordo y en borracho, y riéndome por nada, cuando apareció en escena un viejo ataviado con un chaleco negro con chapas o parches, no me acuerdo, y un bombín. Ya le habíamos visto. Llevaba un buen rato dando el coñazo a la gente haciéndoles una especie de truco de magia que consitía en regalarles una carta. El truco era sencillo. El viejo te daba una carta que llevaba en el sombrero, tú esperabas algo más, pero el Gran Mago se daba la vuelta y se ponía a bailar. El suelo estaba lleno de cartas, claro.

Como el truco era tan cojonudo, nuestro amigo hooligan lo celebró con el mago, y le ofreció un trago de su pinta sin empezar. El viejo lo aceptó de buen grado. De tan buen grado que se la empezó a beber de un trago. Nosotros nos descojonábamos, y el hooligan le daba toquecitos en el vaso, diciéndole que no fuera hijoputa y que no se bebiese toda la cerveza; pero el mago ni puto caso. Se trincó la birra del hooligan, le dio el vaso vacío, se dio la vuelta tambaleándose y se largó. El hooligan cogió sus cosas y también se fue.

Muy bonito todo.

10 comentarios:

Menda dijo...

Opinión propia: El mago se ha quedado con vosotros, al derecho y al revés.Se ha descojonado, ha bailado y ha bebido gratis.Punto para el abuelo.

Vanity dijo...

Buena forma de narrar, distante y algo cínica. Protagonistas pasivos pero abiertos-no confundir con tendencias sexuales-, a la espera que pasen cosas.
Gracias por pasarte por mi blog.

Menda: no se trata de si el abuelo hace tal o cual cosa...wake up.

Vanity dijo...

Por cierto, hablame de tu libro...que podré encontrar?

gracias por tu comentario! siempre agrada saber de más gente que no le gustan las gordas! jaja

Vanity dijo...

termino el trabajo justo ahora, en cuanto tenga más tiempo seguimos hablando de nuestras obras maestras y de cómo es mejor azotar a una gorda-hay muchos modos, no creas-.

Desde que me has contado cómo es tu libro, empiezas a caerme bastante bien.

Saludos

EL PADRINO dijo...

vale tío... ¿Y yo me tengo que enterar de que tienes blogs, porque te colocas como seguidor del mío?
¿De qué vas?
Ten ahijados para esto

EL INSTIGADOR dijo...

Veo que escribes además de dar publi al libro. Me he reído un rato.

Saludos.

PD. No me quedé mucho en el Clandes porque la peña pensaba que era de la bofia y no era plan, jeje. Otra vez será.

EL PADRINO dijo...

Ahora en serio.
¿Este texto del hooligan tiene que ver con algo, o es que hoy tenías ganas de probarte?
Me ha gustado, tío.

Vanity dijo...

mi libro es una compilación, un refrito de algunos textos de la segunda hornada de mi blog.

El prólogo es de fag. Hace gracia tenerlo en papel, si te quedas sin filtros, es de puta madre.

Tengo en mente currarme una segunda versión con muchos más textos, al menos hacer el jodido libro de 150 páginas.

Vanity dijo...

tienes razón, son muy pocas páginas, puede sonar a timo. Al ser el primero que hice, la letra salió pequeñísima y, a parte, hay poco material. Prometo una nueva edición de cientos de páginas con una tía en bikini en la portada.

Saludos. Pronto compro tu libro, en serio.

anselmo dijo...

Muy bueno el texto. En la vida real, seguramente habríamos huído de ese calvo sudoroso y sobón. El viejo existe en todos lados: en los bares, en el futbol,en la calle