jueves, 17 de septiembre de 2009

-¿Una colaboración para la música?

-No, gracias.
-¿No le ha gustado?
-No.
-¿Entonces por qué está aquí sentado?
-Esto es una silla, qué quieres que haga con ella aparte de sentarme.
-Desagradecido.
-Gilipollas.

8 comentarios:

Nadia dijo...

Bésaaaaame...béeeeesame muuuucho!
Me voooooy que veo venir una sillaaaa!

Neuroscopetrix dijo...

Muy bien dicho Crimen, las cosas a las claras.

El Padrino dijo...

Estoy harto de la incomprensión, estoy harto de este mundo que no comprende nuestro trabajo, nuestra dedicación...
¡Qué se calle ese que canta, ya está bien la falta de respeto!

S. dijo...

pues yo te sigo viendo igual de buenorro.

Anónimo dijo...

pero tu de donde sales, de la sgae?

S. dijo...

dónde has aparcado la moto?ahora es buen tiempo para motear,no hace calor,la brisa en la cara,la cerveza antes después y durante del mediodía...ainsss

Luc dijo...

Lo peor es el acordeón. ¿Por qué suena tan alto sin enchufarlo ni nada?

anselmo dijo...

Tenías que haberle partido la cabeza con ella.
Por cierto, este finde me leí tu libro. La escena del restaurante chino es impagable.
PD: La próxima vez escribe algo que no me lea en dos días, pero tampoco que nada que mis brazos no puedan levantar sobre mi tumbada jeta.