martes, 4 de diciembre de 2012

Saludos

No me vuelvas a dar la mano con la palma orientada hacia el suelo. Te convierte en un gilipollas.