lunes, 16 de marzo de 2009

Me duele un brazo.

Estuve en una competición de pulsos.
Bueno no es exactamente así. Más bien es una burda mentira, como tantas otras; pero tampoco os importa lo que pasó de verdad. Más bien sí que os importa, pero mejor no os lo cuento.
Puede que más que importaros lo que pasó, lo que ocurre es que no os importaría saberlo. Incluso os gustaría saberlo. Con lo que cerramos el círculo, puesto que si algo te gusta algo, es que te importa. Algo.
Me gusta la oreja a la plancha. Por ejemplo.
¿Eso quiere decir que me importa la oreja a la plancha?
Pues supongo que dependiendo de la situación, sí que me importa; pero ahora mismo, puedo afirmar que me gusta, pero que no me importa una puta mierda ese apéndice porcino.
La cosa se pone fea señores.
Sigamos con este sinsentido.
Bien, entonces acabo de asegurar que no me importa la oreja. Si no me importa, entonces me daría igual que, por ejemplo, desapareciera de nuestra gastronomía tan glorioso pincho. Joder, pues no me gustaría, la verdad. Entonces sí que me importa.
Esto...
Bueno, que me duele un brazo.

9 comentarios:

Javier Illán dijo...

a lo que no deja de importarme es el gusto de la oreja a la plancha en emparedado de pan y una buena cerveza, y me gustría saber dónde está!!

Mucho más que tu dolor de brazo, seguramente producido por una sobreactuacion con la belchoband.

Menda dijo...

Qué asco..........oreja........
Aggggggggg.....( con o sin cera?)

El Padrino dijo...

A mí lo que me importa es el estado del resto del marrano, con perdón. Porque claro, si es grave, o puede ser grave que la oreja a la plancha (sin-cera, Menda, que eso es para la abejas)desaparezca de las limpias tabernas segovianensis, más me importa que desaparezca el resto del cochino, con perdón, que eso si es importante, salvo a quien no le importe, como los vegetarianos, claro. Y por otra parte me importa el dolor de tu brazo, puesto que el concierto salvavidas de la Gimnástica es ya, y Belcho Band es la estrella. Y a puestos a importarme me importa un huevo la causa del dolor de tu brazo, o sea que tengo unas ganas locas de saber a qué se debe el concurso de pulsos, porque no dudo que el dolor de tu brazo no es porque te importe que desaparezca la oreja (sin-cera, Menda) de nuestra dieta mesetaria. Bueno pues como ves no me importa nada de nada, salvo lo que me importa: el cerdo, con perdón.

dezaragoza dijo...

Podrías ser político. Has rellenado un post sin decir absolutamente nada. Eres un genio.

EL INSTIGADOR dijo...

Mira que me gusta la oreja a la plancha, pero me has dejado lleno. Tomaré sólo el postre. Diez o doce torrijas y un caldero de leche.

anselmo dijo...

¿Te lesionastes en algún complejo ejercicio onanístico?.

Stanley Kowalski dijo...

Me encantó lo del sinsentido, pues lograste que yo ya no sé que me importa y que no.


BESOTES

Pablo Chauque dijo...

Paso adejar un saludoo

Francisco Javier Illán Vivas dijo...

Cuando he leído el título y, creyéndote conocer, pensaba que el brazo te dolía de otros movimientos...