miércoles, 8 de abril de 2009

Son las 4 de la mañana.

Echo otro tronco de encina a la chimenea y termino el folio 1.030 de la última novela de la Trilogía del Embotamiento. Pronto estará lista para guardarla en un cofre, verificar su autoría ante notario y dar las instrucciones precisas para su publicación después de mi muerte.
La botella de Remy Martin se acabó. Abro una de Larios 1866 y comienzo a percibir por toda la estancia un olor extraño. Como a torrezno. Un maullido histérico me confirma la procedencia del olor. He confundido al gato con un tronco de encina y le he arrojado al fuego. Menuda manera de despertarse que ha tenido el pobre felino. Suena en mi cabeza una melodía de Jerry Lee Lewis; pero más que nada es por la asociación entre la película "Gran Bola de Fuego" y mi gato corriendo en llamas por toda la buhardilla.
Sin problemas. El gato lo único que tiene ahora es calor y trasquilones. Lo jodido es cómo habré confundido a mi querida mascota con una pieza de leña...
Son las cuatro de la mañana. Me he despertado, he estirado una pata del pijama que tenía arremangada hasta más arriba de la rodilla, he encendido la luz del pasillo para comprobar que no había zonas pantanosas y me he dirigido a la cocina. He metido la taza en el microondas y he comenzado a pensar si he apagado del todo el despertador o si volverá a sonar pasados cinco minutos. He empezado a dudar si realmente había sonado la primera vez el despertador, pero un olor a cementerio nuclear y una explosión dentro del microondas me han sacado de mi reflexión. He abierto la puerta. La taza no había explotado. Ni siquiera la llegué a meter en el microondas. En su lugar he sacado lo que quedaba del despertador. Marcaba las cuatro y cinco.
Y me levanto a las siete y media.

6 comentarios:

Menda dijo...

Lo del gato ha sido brutal.Lo de que tenga calor, lo entiendo....pero...¿trasquilones?. ¿No serían mejor quemaduras?
Me rondan más dudas ...¿existe Larios 1866?......¿el microondas es aprovechable para repuestos?

El Padrino. dijo...

Me vas a perdonar la insistencia, pero creo que te sigue haciendo falta algo de café en tu dieta. Es aconsejable para ciertas situaciones.
Otro consejo, al gato cuando le hagas el correspondiente implante de pelo (es que los gatos desnudos son horrorosos), pónselo no sé azul eléctrico o blanco nuclear o rosa fluorescente, para evitar nuevas confusiones. De todos modos en esto no me hagas mucho caso y consulta con el psiquiatra de felinos domésticos no le vayas a crear un trauma y se convierta en una reencarnación de la pantera rosa, con lo que tus problemas crecerían.
Y algo del inconsciente: deja la dieta, tío. Es mejor comerte los torreznos que no pensar en que el pobre gato es un poco de beicon sobre un fórmula 1

dezaragoza dijo...

Tas fatal campeón.

Javier Illán dijo...

Estas convecido de lo que hace verdad??

Javier Illán dijo...

de lo que hace el gato!! Intentar saber lo que realmente hace es como lo de esto es pulpo o calamar

Stanley Kowalski dijo...

Fantástico!! Coincido con Menda, lo del gato es genial y el despertador en el microondas, no tiene desperdicio. Felicitaciones.

Gracias por visitarme, sos muy amable.


BESOS