lunes, 27 de abril de 2009

Venía yo ayer de una tertulia literaria.

Volvía a mi casa andando.
Había dejado el coche en zona azul al lado del lugar donde se celebró la reunión. Pensé que sería buena idea volver a la mañana siguiente a buscar el coche, cuando saliese a correr. No me iba a costar nada ir corriendo desde mi casa, y volver en coche, teniendo en cuenta que iba a ser mi primer día de footing.

Igual ya ni siquiera se dice footing.

Yo qué sé.

Empecé a pensar en que no tengo zapatillas de atletismo: Supongo que valdrán unas que tengo como de skate o de concursante de fama o algo así. Fijo que valen. Como va a ser el primer día, tampoco considero oportuno ponerme unas mallas. Más que nada, por no causar un revuelo por Segovia. De momento me podré un chándal, si le encuentro, y si no, unos pantalones vaqueros cortados por las rodillas. Están cortados un poco desiguales, porque me los corté con ellos puestos, pero como iré a toda hostia corriendo por las calles, ni se notará. Pues ya está, me pongo esos pantacas y una camiseta de los Jethro Tull, por ejemplo, para ir todavía más deprisa, como huyendo del rock progresivo.

Iba yo pensando en esto del coche y el footing, mientras rozaba con un hombro las fachadas segovianas (me gusta dar un toque vintage a mis americanas), recordando los momentos estelares de la tertulia:

-¿Otro?

-Sí, pero sin hielo. ¿Y ese libro?

-No sé, se lo ha dejado uno que debe ser un intelectual.

-Podrías ponerle como soporte de la máquina de café. Quitas una de esas tazas y pones el libro.

-Ya, pero quedaría un poco asimétrico; una taza en una pata y... a ver... La Sombra del Ángel o como se llame, en la otra. Ya sabes que este bar tiene que dar una imagen.
-Mañana te traigo yo otro libro para la otra pata. O más bien cuatro, para que no se quede coja.
-Como quieras.
-Vale. Hasta luego. Apúntame esto.

-Casi prefiero que me lo pagues, aunque no me traigas el libro.

-Sí bueno, yo también preferiría ser bailarina, pero no puede ser. Nos vemos.

10 comentarios:

El Padrino. dijo...

Estoy aplaudiendo de pie. No es chufla, aunque sea algo metafórico, porque se aplaudiera de pie, estaría escribiendo con los dedos de los pies, y en ese caso, alguien me habría abierto expediente sancionador, por contaminación aérea.
Lo tuyo es el surrealismo del absurdo, que es parecido al absurdo surrealista, pero no es lo mismo.

Houellebecq dijo...

Ja,ja,ja yo también preferiría ser bailarina. Y lo de golpearte con las fachadas y el toque Vintage... Muy bueno. No me reía de esa manera desde ciertos diálogos cómicos de Philip Marlowe. Saludos.

anselmo dijo...

¿tertulias literarias? por lo menos hablasteis de libros aunque sea para hacer de soporte. Yo siempre pensé que era una excusa para beber como rudos cosacos y esperar que alguna vez alguna tía apareciera por ellas, auqnue fuera lo más parecido a un marsupial primigenio

Roberto Hasting dijo...

Ya no se dice footing. Se dice echar a correr

Menda dijo...

En Decathlon hay unas estupendas para correr ( zapatillas digo).Debido a mi vinculación con la citada firma, tal vez me sigan haciendo descuento.......

Lo del toque vintage, soberbio!
No me jodas que lees a Marina Mayoral.

Neuroscopetrix dijo...

¿Te cuento un poema?

Tus hombros caidos y el vino caido.
Y tus hombros fuertes, ignorantes.
Carga encima de mí todo.
TODO.

Neuroscopetrix dijo...

Por lo del "roce" y tal.
Le harán pronto un ascenso, fijo.
A veces hay que empezar desde abajo sujetando máquinas. Pero es muy listo y llevó cuatro ejemplares.
Próximo ascenso.

Saludos.

caotico_jq dijo...

"La sombra del ángel" es el de Marina Mayoral? De verdad es tan malo como para usarlo de apoyo en una máquina coja? xDDD

En cuanto a "Mulholland Drive", con sólo que investigues un poco por la red, creo que te puede suponer toda una nueva experiencia el volver a verla.

S.C. dijo...

Menda y Caótico. No conocía a Marina Mayoral. Ha sido coincidencia. Era una mezcla entre dos bestsellers.
A ver si pillo el de verdad.

Neuroscopetrix dijo...

En cuanto reúna el dinero suficiente birlando las propinas de los bares que no frecuento, tendrá un nuevo comprador su libro.